Sensores VS Intuitivos - Casi Nativo

Suscríbete y recibe gratis los primeros 2 capítulos de mi libro

Sensores VS Intuitivos

Según la teoría de personalidades del MBTI, el ser humano se divide fundamentalmente en 2 tipos: “sensores” e “intuitivos”.

Cada tipo dispone una función cognitiva predominante a través de la cual experimenta el mundo.

El primero de ellos: los sensores, se sienten cómodos pensando y hablando acerca de hechos, detalles y datos en general. Este grupo representa el 70% de la población.

El segundo tipo está compuesto por los intuitivos representados en tan solo un 20-30% del total de la población. Estrategia, visión de conjunto e innovación son los aspectos cognitivos que les caracterizan. Se les puede distinguir con relativa facilidad durante el transcurso una cnversación por enfocar sus palabras en ideas, teorías y conceptos abstractos.

Ambos tipos parecen destinados a no entenderse. Para un sensor, la conversación de un intuitivo le parece demasiado etérea, mientras que para un intuitivo, el discurso de un “sensor” basado en hechos, lo tangible y el aquí y el ahora a menudo les parece mundano y aburrido.

Sin sensores, el mundo no funcionaría. Los sensores son los encargados de que las cosas se hagan. De que tengamos ropa limpia, de que los productos alimenticios lleguen al supermercado y de que las facturas se paguen. Son los máximos ejecutores del presente.

Por el contrario, sin intuitivos posiblemente aún seguiríamos en las cavernas. Los intuitivos son los grandes innovadores, y pensadores de la humanidad, las figuras de influencia que revolucionan el transcurso de la historia. Sin intuitivos, ahora no tendríamos ni internet ni smartphone (gracias Tim Berners Lee y Steve Jobs). Simplemente, no tendríamos a disposición las herramientas que han modificado para siempre nuestra forma de interactuar con la realidad.

Cuando empiezas a estudiar un idioma, tener el libro de texto adecuado, un buen diccionario, y los lápices bien afilados es esencial para avanzar. Es como el fuel del coche… absolutamente necesario para mantener la maquinaria en movimiento.

– El vocabulario y la gramática es sensor.
– La estrategia de estudio, y la motivación es intuitiva.

– Estudiar hoy un diálogo es sensor.
– Estudiar todos los días para poder comunicarte con los padres de tu nueva novia canadiense es intuitivo.

– Saber que estudiarás hoy es sensor.
– Contemplar las posibilidades que te ofrecerá el nuevo idioma y el futuro impacto que ejercerá en tu ámbito personal y profesional es intuitivo.

Como ves, ambos son co-dependientes entre sí.

Si no estudias hoy (sensor negativo), no lograrás ese futuro yo que ansías (intuitivo).

Si estudias hoy (intuitivo), y no tienes una visión de hacia donde quieres llegar (intuitivo negativo) lo acabarás dejando, ya que no existe un significado trascendental por el que continuar.

Es así de simple.

Con tu “qué” estudiar hoy, tu “porqué” y “tu cómo”, tienes los ingredientes necesarios para no desistir antes de llegar a tu meta.

¿Y tú, cuánto quieres hablar el idioma?

Leave a Reply 1 comment