Lo que el inglés NO significa - Casi Nativo

Suscríbete y recibe gratis los primeros 2 capítulos de mi libro

Lo que el inglés NO significa

No se tú, pero yo cada vez que veo “un aprende inglés” junto a la bandera de inglaterra, el autobús británico y ese par de caritas sonrientes con sonrisa profident, me pongo enfermo.

No es que estos símbolos sean negativos, es que simplemente se han repetido demasiado en libros de texto del colegio, de la práctica totalidad de academias, y han aparecido con embebidos con asiduidad en esos fascículos coleccionables del kiosko que a menudo salen a la venta en Septiembre.

Si no has vomitado ya, estás a punto de hacerlo.

Por eso quería decirte…

Que el inglés no significa chocolates After Eight de menta.

Ni la cara de la Reina de Inglaterra.

Ni siquiera Gibraltar.

O al menos, no debería serlo para ti si tu objetivo con saber el idioma no pasa por entender la composición nutricional de la etiqueta de los famosos chocolates extrafinos ingleses, ni convertirte en el máximo experto en los asuntos de palacio de la Reina de Inglaterra ni cruzar la frontera gibraltareña para hacerte con una caja de cigarrillos.

El inglés ha transcendido.

Ha traspasado con creces sus fronteras originales y se ha convertido en el idioma universal.

Hoy en día el verdadero significado del inglés se parece mucho más a esto:

– Encontrar un trabajo de programador en una compañía de servicios de correo electrónico encriptado en Suiza.

– Negociar con tu proveedor indonesio el precio de un cargamento de artesanías que pretendes poner a la venta en tu nuevo proyecto de tienda en ese rinconcito playero mágico del sur de España del que te enamoraste perdidamente durante el pasado verano.

– Acceder a esas joyas de la literatura norteamericana underground que son cero “mainstream”, que nunca se traducirán al español, y que te mueres por entender.

– O quizás tus gustos sean más populares, y la idea de ver tu serie favorita sin los dichosos subtítulos en español te atrae tanto que no te la puedes quitar de la cabeza.

Así que si existe algún pensamiento que te impide dar el siguiente paso, te invito personalmente a que lo deseches. Ya que una vez cruces la frontera, te darás cuenta que los típicos tópicos/íconos y símbolos que a menudo relacionamos con el inglés quedan difuminados, y es justo ahí cuando la magia sucede. El idioma empieza a tomar sentido en tu vida, y se convierte en tu indispensable compañero de viaje. Imagina tu día a día:

– Una conversación semanal con un grupo de personas de distintos puntos del planeta que comparten tus intereses cuya lengua vehicular es el inglés.

– La comprensión de ese artículo en inglés que te proporciona la ventaja competitiva que te impulsa a una mejor remuneración salarial dentro de tu empresa actual.

– Disfrutando de unas copas de vino con tu nueva amiga sueca que has conocido a través de una app en tu sofisticado loft del centro de la ciudad mientras escuchas a tu banda de jazz favorita.

Sea lo que sea, saber inglés puede multiplicar exponencialmente tus oportunidades de disfrutar la vida. No es broma.

A día de hoy no conozco a nadie que se arrepienta de haberlo aprendido.

A ni uno solo.

Y muchos lo catalogan como una de las mejores inversiones que jamás hayan realizado.

Porque si inviertes en preferentes de Bankia o te pones a montar un bar de comida ucraniana en tu pueblo, es posible que no vuelvas a ver tu dinero ni en pintura.

En cambio, saber inglés te va a durar toda la vida.

En especial si sigues los consejos que te ofrezco en este blog, y haces que el inglés forme parte de tu vida. De tu día a día. Verás que esto es bastante sencillo una vez que las actividades que te interesan transcurran a través del inglés.

Empieza con poco. Un artículo al día. Un podcast simple. El libro de “El Principito”.

O whatsappea con tu tándem de Holanda de ese grupo internacional de facebook que has empezado a frecuentar.

El inglés engancha, y para engancharte a este mundo que ya nunca dejará de ser global, necesitas el inglés.

Y si necesitas ayuda en el comienzo de tu aventura lingüística, escríbeme un email. Esto aquí para ayudarte.

Un abrazo!

Alejandro

Leave a Reply 0 comments