El idioma más fácil del mundo - Casi Nativo

Suscríbete y recibe gratis los primeros 2 capítulos de mi libro

El idioma más fácil del mundo

En el año 1876, se publica un libro que supondría el nacimiento de la primera lengua universal: el "Unua Libro".

El oftalmólogo polaco Ludoviko Zamenhof que había vivido en primera persona en una región Polaca donde se hablaban idiomas tan dispares entre sí, como el polaco, alemán, ruso o hebreo, así que éste decidió poner freno a tal traba comunicativa y tras años de duro esfuerzo cognitivo publicó el libro que supondría la génesis del primer idioma universa creado directamente de la mano del hombre: "el esperanto".

El esperanto, mezcla de lenguas indoeuropeas, con una base gramatical regular, se pretendía que fuera un medio de comunicación que acercara a todos los habitantes de la tierra.

Este idioma se difundió ampliamente entre las clases trabajadoras alemanas del siglo pasado y además fue mecanismo revolucionario entre los sectores anarquistas, socialistas, y comunistas.

Aunque hoy en día se pueden encontrar hablantes de Esperanto en todo el mundo, este idioma nunca ha llegado convertirse en la lengua universal que Zamenhof había soñado.

Lenguas Romances

Las lenguas descendientes del latín son el italiano, rumano, francés, portugués y español. También el gallego y el catalán.

Todas estas lenguas tienen la misma raíz, y son altamente inteligibles entre los hablantes de las mismas. Entre ellas además existen grados y grados de parentesco.

Por ejemplo, el portugués es más parecido al español que el español a el francés. Pero el francés es mucho más parecido al español, que al alemán o al ruso.

Lo que significa que si eres hablante de una de las lenguas romances (en tu caso probablemente español), te resultará mucho más fácil aprender una lengua latina que un idioma de la familia de lenguas eslavas.

Por ejemplo, el portugués guarda un 85% de similitud con el español. La estructura gramatical y el vocabulario son casi idénticos, con ligeras variaciones. Entender un texto en portugués es mucho más sencillo e intuitivo que en inglés o japonés.

Por tanto los hablantes de español tenemos una ventaja sustancial a la hora de aprender estos idiomas romances.

Además, cuanto más aprendas de una lengua latina, más capaz serás de aprender otro idioma de la misma familia, ya que podrás relacionar mayor número de palabras entre sí.

Las raíces latinas del inglés

El inglés a pesar de ser de origen germánico, presenta raíces latinas, ya que siglos atrás el latín era la lengua hablada en sus calles, y el inglés además estaba relegado a las clases pobres.

Por ende, el vocabulario alemán básico se asemeja muchísimo a las palabras que todos conocemos en inglés, especialmente las relacionadas con los miembros de la familia, cuerpo humano, comidas, casa, etc.

(Mund, Mouth, Boca) (Nase, Nose, Nariz).

Verbos comunes y pronombres personales son especialmente llamativos.

(to eat/ essen/ comer) (I / Ich/Yo), (You, Du, Tú), (We/ Wir/ Nosotros)

A medida que avanzas en el estudio del inglés empiezas a encontrarte con un gran número de palabras de origen francés.

Una vez que alcanzas a estudiar el vocabulario de negocios o relativo a términos legales, el porcentaje se dispara.

Y prácticamente entender inglés a esos niveles te garantiza comprender un porcentaje muy elevado de francés sin apenas esfuerzo.

Teniendo en cuenta que si sabes español e inglés, entenderás muy bien el francés. Igualmente entenderás mucho inglés, si ya conoces francés y español.

Un idioma ayuda al otro. Cuanto más sepas, más fácil te resultará aprender. En el fondo, todos los idiomas están relacionados de una forma u otra.

Así que salvo la lengua artificial del esperanto, un idioma fácil es algo relativo. Depende de cuál sea tu lengua materna. Para un holandés será mucho más fácil aprender alemán que indonesio, ya que holandés y alemán están tan estrechamente emparentados como el portugués y el español.

Y para ti será más fácil aprender italiano que alemán.

Lo bonito de esto, es que una vez que hagas el esfuerzo y logres aprender alemán, este idioma te abrirá las puertas del sueco, y este último del Danés.

Y a la larga, a medida que vayas conociendo nuevos idiomas, cada uno de ellos te resultará más fácil que el anterior y podrás comprobar que todo está relacionado.

Es por uno de los pocos motivos que me hubiera gustado nacer en Moldavia. En un país donde se habla rumano, ruso y se estudia inglés como lengua extranjera, el rumano supondría la puerta de acceso a las lenguas romances. El ruso a la familia de las lenguas eslavas: polaco, estonio, letón, esloveno, serbio, etc.

Y el inglés, estudiado a conciencia desde el colegio y en películas y series en versión original, les garantizan a nuestros amigos moldavos ciertas bases de alemán y de lenguas de países del norte de Europa.

Posiblemente sea el hecho que más me guste de Moldavia, a excepción de ciertos vinos y Coñacs de carácter suave y de precio económico que venden en la región.

Pero de momento me quedo con mi pasaporte español y el derecho a vivir y trabajar en cualquier país de la Unión Europea.

God Bless America, digo Europa.


¿Y tú, ya has encontrado muchas similitudes entre los idiomas que estudias? ¿Cómo te ha sido útil hasta la fecha?

¡Cuéntanoslo aquí abajo en los comentarios!

Leave a Reply 6 comments