Esta es la única persona que puede enseñarte inglés - Casi Nativo

Suscríbete y recibe gratis los primeros 2 capítulos de mi libro

Esta es la única persona que puede enseñarte inglés

A menudo, nos imaginamos que la única manera de aprender el idioma es a través de la academia o viviendo en el país.

Nos convencemos a nosotros mismos de que la manera de aprender el idioma es mediante algo externo a nuestras condiciones actuales

Pensamos que si gastamos dinero en un costoso curso de 2 semanas en Inglaterra o si vivimos en el país (aunque sea rodeado de nuestros amigos españoles), vamos a terminar aprendiendo el idioma.

¿Y sabes qué? Es una estrategia para ilusos, ya que nadie te va a enseñar nada que no sepas, ni nada que no quieras saber.

La única manera de aprender un idioma es hacerse responsable estratégico del proceso de aprendizaje. Es decir, entender que eres el director y administrador de lo que necesitas aprender. Además, es la forma más rápida y efectiva.

Gracias al potencial que presenta internet, hoy en día no es necesario en absoluto para progresar en un idioma, ninguna de estas dos cosas:

  • ​Una localización física determinada (una academia)
  • Que en tu entorno físico se escuche inglés

En el caso de la academia:

Una academia convencional no es necesaria, ya que la mayoría de materiales, los puedes encontrar en internet. Los únicos casos que me convencen son:

  1. Es una academia de renombre a nivel internacional. Sus profesores son excelentes y el programa de estudio del idioma ha ayudado a que sus alumnos desarrollen fluidez en el idioma.
  2. El profesor sea honesto, te inspire y motive a que sigas aprendiendo inglés en casa. Un profesor de verdad nunca te dirá que asistir a sus clases 2 veces por semana es suficiente.
  3. Necesitas una estructura externa para cumplir tus objetivos.
  4. Estar rodeado de personas te motiva a avanzar en el idioma. Disfrutas las clases.

En cuanto al entorno físico:

Antiguamente pudo ser necesario el traslado a otro país para entrar en contacto con los nativos del lugar. Hoy en día, puedes vivir tu día a día en el idioma en cuestión sin salir de tu casa. Aunque es recomendable que salgas al menos al parque para oxigenar la mente.

Opciones para practicar distintos canales de la comunicación:

  1. Listening: escuchar un podcast, la radio, ver una película o serie.

  2. Reading: leer una novela, el periódico, un artículo por internet.

  3. Speaking: hablar por Skype con tu amigo extranjero, hablar contigo mismo, enseñarle a turistas los mejores enclaves de tu ciudad.

  4. Writing: escribirte con tu amigo extranjero a través de whatsapp, enviar textos escritos para que sean corregidos a través de www.lang-8.com

Hasta el nivel intermedio, es mejor estudiar en casa un poquito todos los días con un buen método de estudio: Assimil, Teach yourself, el método de alguna academia, etc.

A partir de nivel intermedio o intermedio-alto, puedes hacer las maletas y marchar rumbo al país anglosajón de tu elección. La seguridad que te proporcionará haberte enfrentado con anterioridad a distintas situaciones conversacionales, te permitirá desenvolverte con naturalidad y aprender a un ritmo mucho más acelerado las sutilezas del idioma y las maneras particulares de comunicación de los hablantes nativos.

Por tanto, para que avances de nivel, debes establecer un plan estratégico de estudio. Un sistema que funcione para tí, y adaptado a tu estilo que resulte en pequeños avances incrementales positivos a lo largo del tiempo.

Es decir, sustituir esos atracones de estudio de inglés de una vez por semana a estudio de 15-30 min diarios.

En el libro “The Compound Effect” de Darren Hardy, el autor explica que las personas más exitosas trabajan en sus objetivos todos y cada uno de los días, y que esos pequeños esfuerzos diarios se convierten en una bola gigante en el futuro. Y concluye que la vida es una cuestión de frecuencias, de hábitos. Somos lo que hacemos repetidamente.

Plan estratégico de aprendizaje:

No hay una regla definida para llevar a cabo tal plan. Pero hay ciertas pautas a tener en cuenta:

Primero.

Antes que nada, ¿por qué quieres aprender la lengua? ¿Es por tener un mejor trabajo, porque tu novia no habla español, por ese viaje soñado a la india, o porque deseas enfrascarte en la lectura de novelas en versión original?

Respóndete a esta pregunta e imprímelo a fuego en tu mente. Ponlo en la nevera, de fondo de pantalla del móvil o bórdalo en tu almohada, para que lo veas constantemente. Un porqué poderoso le da magnitud a esta aventura personal.

Segundo.

¿Cuánto tiempo tienes para dedicarle a la lengua TODOS los días?

Se realista contigo y si solo tienes 10 minutos reales al día, se sincero contigo mismo y aparta ese bloque temporal diario para dedicarle al inglés. Nota: En raro caso estudiar 8h al día son sostenibles a lo largo del tiempo; a menos que la motivación sea titánica y tengas un porqué extremadamente fuerte para aprender el idioma. A menudo, pasarse de la raya ocasiona “Burnout”, agobio y drenaje de energía. Es mejor estudiar en pequeñas dosis. Tu cuerpo y tu mente las asimilan mejor.

Tercero.

Pequeños objetivos. Hoy voy a aprender 5 palabras de vocabulario relacionadas con el trabajo.

  • Hoy voy a leer 4 páginas de Alice in Wonderland.
  • Hoy voy a realizar un dictado de la canción “I can’t get no satisfaction” de “The Rolling Stones”.

Ya ves por donde voy. Estos pequeños objetivos deben ser SMART.

S: Specific (Específicos). M: Measurable (Medibles). A: Attainable (Alcanzables) R: Realistic, Relevant (Realistas, Relevantes) T: Timely (Oportunos).

Cuarto.

Elimina distracciones. Corta facebook, deja de ver la tele. Encierra al gato en su cuarto, ponte tapones para los oídos. Salte de tu casa. Apaga el móvil. Dile a tu pareja que se olvide de tí durante esa media hora. Piensa si no, que le haces un flaco favor a tu yo angloparlante si no cumples. Además, estarías dejando que las prioridades de la otras personas dictaran tu rutina diaria.

Quinto.

Visión. Establece qué quieres conseguir en unos meses. Tener tu primera conversación en el idioma cuando llegues a la recepción del hotel de destino. Entender series de dibujos animados. Ser capaz de desenvolverte exitosamente en una entrevista de trabajo.

De nuevo, pequeñas victorias van sumando para que ese porqué poderoso se materialice y vayas de esta forma cumpliendo los objetivos que te propusiste.

¿Cómo encontrar el método adecuado?

Prueba.

Ve a la biblioteca de turno y selecciona varios libros acerca del aprendizaje de inglés.

Bájate las aplicaciones de Duolingo o Mosalingua, si quieres tener tu pequeño libro interactivo en la palma de tu mano. O prueba a memorizar esas 5 palabras con Memrise. Una aplicación excelente para insertar esos datos importantes en tu memoria a largo plazo, mediante el sistema de repetición espaciada en el tiempo.

Y si, entiendo que si toda tu vida has estado supeditado a una estructura externa, como ha sido el colegio, instituto o la universidad, es difícil salirse de la matrix y empezar a hacer las cosas por tu cuenta. Pero te digo sin duda que es necesario y la única forma.

En los últimos años, de la mano de políglotas de la talla de Richard Simcott o Luca Lampariello, ha surgido la figura del Coach Lingüístico, también conocido como entrenador, mentor o guía en tu proceso de aprendizaje del idioma.

Una persona que ya ha vivido por lo que tú estás pasando, y que te acompaña, ajusta y monitorea el camino que estás siguiendo. La figura del coach, presenta dos ventajas importantes:

  • Te sirve para avanzar. Ya que tu compromiso para con él/ella, te llevará a tomarte más en serio y a hacer lo que te propusiste.
  • Te evalúa, mide tu progreso en el proceso de aprendizaje.
  • Te apunta a nuevos métodos, aplicaciones, recursos.
  • Te ayuda a pulir errores y ajusta las velas cuando haya desviación en el camino.






























Leave a Reply 0 comments