4 formas de controlar tus miedos al hablar el idioma

Suscríbete y recibe gratis los primeros 2 capítulos de mi libro

4 formas de controlar tus miedos al hablar en el idioma

En general, los seres humanos somos muy torpes para lidiar con el miedo, y es muy curioso ver que lo que hacemos por instinto propio casi nunca arregla el problema (de hecho, lo hace peor).

Si eres una persona que se bloquea frente a un extranjero, o si se te pone la mente en blanco a pesar de que ya sabes hablar la lengua a la perfección, este artículo es para ti.

Aquí te compartiré 4 actividades que seguramente has hecho para dejar de sentir miedo y que solo lo aumentan.

Nota: todo lo que leas aquí abajo se puede aplicar para cualquier otro tipo de miedo que tengas.

1. Regañar a tu miedo.

Imagina que quedaste de acuerdo con una persona que no conoces para practicar tu inglés por Skype. Unos minutos antes, justo cuando ya te conectaste y estás esperando que se ponga “disponible”, te entra un miedo brutal y unos nervios fuertes.

Lo que hace la mayoría de la gente en estos casos es decir cosas como: “No, no puedo sentir miedo, necesito estar tranquilo(a)”. “¡Ya, estáte quieta, mente!” “Cállate”. “¡TRANQUILA, ASÍ NO VAMOS A PODER”!

Y lo que termina sucediendo es que nos sentimos igual o peor de estresados.

¿Qué puedo hacer?

Cuando gritarle a tu miedo no funciona, puedes pensar que es un niño pequeño quien está asustado (y no tú). La mayoría de los niños lloran y aumentan su drama / berrinche cuando les gritas. De lo que se trata es de que tranquilices a tu temor con amabilidad.

Y, sobre todo, dale permiso de existir. (Esto es lo más importante).

Así, puedes decir cosas como: “Miedo, gracias por preocuparte por que no vaya a hacer el rídiculo o hacer una tontería. Sé que no confías en que lo tenga todo bajo control, pero no te preocupes, es solo una conversación, no es el fin del mundo”.

Y te apuesto a que tu miedo va a reducirse. (¿Quizá ya lo notaste?)

2. Dejar de respirar

Muchas veces no nos damos cuenta, pero cuando estamos pasando por una situación que nos hace sentirnos nerviosos, dejamos de respirar o lo hacemos muy rápido y superficialmente.

Sin embargo, como seguramente ya sabes, respirar profundamente contribuye a que te sientas mucho más tranquilo(a) en cualquier situación y a reducir tus nervios considerablemente.

Los bloqueos mentales no suceden en una mente relativamente tranquila, es decir, todos los procesos fisiológicos que te hacen sentirte nervioso son los que causan tus bloqueos. Si evitas o detienes esos procesos, detienes los bloqueos (en gran medida).

Claro que la fuente de esos bloqueos es mucho más profunda (link a aplaca), no estoy intentando decir que su raíz es una falta de oxígeno, pero verás que una cantidad adecuada de aire en tus pulmones ayuda mucho.

¿Qué puedo hacer?

Si logras recordar que tu respiración podría haber cambiado para mal en el momento en el que te sientes nervioso(a) y lo corriges, estarás mucho más centrado(a), más tranquilo(a) y más listo(a) para hacerle frente a cualquier cosa que pueda ocurrir.

3. Identificarse con el temor

Esto es totalmente inconsciente, pero suele suceder que si los nervios o el miedo nos han logrado impedir hacer algo varias veces, lleguemos al punto en el que nos consideremos una persona miedosa.

Cuando hacemos esto permitimos que el temor nos domine porque creemos que no tenemos ningún control sobre él y sobre las sensaciones físicas que nos avisan de su presencia.

Pero no es así.

¿Qué puedo hacer?

Piensa que tu miedo solo vive en una parte pequeña de ti. Incluso puedes decidir que tus temores son un comité de pequeños duendes que te dicen cosas que no necesariamente tienen que ser ciertas.

Recuerda que el miedo solo es un estado en el que estás en determinados momentos, (es solo una emoción) y que eres mucho más fuerte y más grande que él.

4. Darle de comer al temor

Imagina que por fin te vas a animar a pedirle al extranjero que conoces que practiquen el idioma que tú estás aprendiendo. Probablemente, esto te genere un poco de temor porque qué tal si te dice que no o te rechaza o se burla de ti.

Aquí lo que le suele suceder a la mayoría de las personas es que comienzan a inventarse historias / escenarios terroríficos en los que todo sale mal y hay destrucción y ruina.


Sobre todo si eres una persona imaginativa, es muy probable que tu mente se gane el Oscar a mejor película de horror con las historias que se imagina en las que tú sales perdiéndolo todo y quedando totalmente humillado(a).

¡No tiene por qué pasar eso!

¿Qué puedo hacer?

Sé que no resulta muy fácil de creer, pero es posible evitarlo. Lo único que tienes que hacer es silenciar a esa vocecita que empieza a sugerirte que todo va a salir mal.

No todo lo que dice tu mente es verdad.

No porque pienses que te van a rechazar significa que lo van a hacer.

Claro, hay una posibilidad de que suceda (como con todo), pero vale mucho más la pena arriesgarse porque la probabilidad es muy pequeña.

Tu mente solo lo está haciendo todo más grande y terrible para protegerte.

Y puedes detener las escenas terribles antes de que las veas. En cuanto notes que estás pensando algo que no te conviene o que solo te está causando más temor, ponle un alto a ese discurso.

Suele funcionar tener una conversación con esa voz y darle las gracias por querer cuidarte: “Te agradezco que quieras espantarme para que yo esté a salvo, aunque no me está ayudando. Puedes seguirlo intentando pero no te voy a creer porque sé que aun si me rechazan voy a estar bien”.

Es mejor no echarle leña al fuego.

Si logras recordar que tu miedo se tranquiliza cuando le hablas como si fuera un niño chiquito, que respirar profundamente una o varias veces le ayuda a tu cuerpo, que tú eres mucho más grande que tu temor y que no tienes por qué creer (y crecer) los escenarios terribles que te propone tu imaginación, estarás mucho más preparado(a) y tranquilo(a) para hablar cualquier idioma con cualquier persona.

Si quieres saber más sobre cómo aplacar tus miedos al hablar otro idioma, descarga la guía aquí.

Georgina Herediawww.necesitasotralengua.com

Georgina Heredia es la autora del blog Necesitas otra lengua. Vive en México y escribe para ayudar a las personas a superar los obstáculos (internos y externos) del aprendizaje de idiomas.






Y ahora, te toca. ¿Utilizas alguna estrategia para controlar tus miedos?

¡Cuentánoslo aquí abajo en los comentarios!

Leave a Reply 2 comments