4 maneras de encontrar tu motivación para aprender un idioma - Casi Nativo

Suscríbete y recibe gratis los primeros 2 capítulos de mi libro

4 maneras de encontrar tu motivación para aprender un idioma

La motivación es la madre de todas las fuerzas. ¿Cuál es tu razón?

A menudo escucho a la gente decir: quiero aprender un idioma. Se descargan la última aplicación, se compran los libros de texto de turno, hacen las primeras lecciones y de repente un día, lo dejan. No seas tú uno de ellos.

La motivación en el aprendizaje de una lengua extranjera es primordial. Si quieres llegar a dominar un idioma, pasarás por momentos en los que no querrás continuar hacia adelante, además de tirarlo todo y a ti de paso… por la ventana.

Para que no decaigan tus ánimos y puedas recuperarte con rapidez de los altibajos que probablemente experimentarás, voy a explicarte 4 maneras de encontrar tu motivación personal para que tu aventura lingüística avance a paso firme:

Qué

Una de las formas de encontrar tu motivación personal es a través del “Qué”.

Quieres saber inglés, chino o alemán. Te apasiona el idioma. Lo encuentras fascinante. Te gusta aprender nuevas palabras, entender la estructura gramatical. Te gusta la pronunciación del idioma en muchas de sus variantes. Y quieres hablarlo porque suena romantico-chic (véase Francés por ejemplo).

Esta motivación en los idiomas es extremadamente rara en toda su plenitud. Es posible que el idioma te guste, pero a menudo no es suficiente para sumergirte completamente en la lengua y alcanzar las más altas cumbres.

Siempre me llamó la atención el inglés. La similitud de las palabras a muchas de mi lengua madre y la pronunciación británica me fascinaban. Entender el idioma y poco a poco ir descifrando ese complicado jeroglífico, me impulsaba a dar el siguiente pasito. La siguiente palabra. La próxima frase. El idioma poco a poco iba tomando sentido en mi mente y lo iba haciendo parte de mí.

Porqué

¿Por qué lo hago? ¿Qué quiero lograr? Es probable que te gusten las canciones de hip hop americanas, o las películas de gángsters, la literatura rusa o saber que demonios dicen las “pranks” famosas de youtube en su idioma original. O quizás tu mundo sea más “offline” y te hayas enamorado de una chica extranjera con la que desees comunicarte en su idioma nativo, conocer su cultura, hablar con sus padres (o quizás no) y abrir de esta manera tu mundo.

Hace unos tres años, me aficioné a la lectura de todo tipo de libros de psicología, emprendimiento, relaciones y estilos de vida. Poco a poco, todos los libros que leía estaban en inglés. De un día para otro desarrollé el hábito de leer libros en inglés de una manera totalmente natural.

Mi porqué era comprender la esencia de lo que se quería expresar tras la tinta. Comprender la mente del autor, e introducirme de lleno en su mundo. El inglés era un vehículo que me permitía hacerlo. A medida que aprendía palabras nuevas, y absorbía las estructuras gramaticales, me iba familiarizando con el idioma.

Así que encuentra tu porqué y grabátelo a fuego en la mente. Ponlo en la nevera, de fondo de pantalla de tu teléfono o pégalo con post-it por toda la habitación.

Recordar por qué aprendes un idioma, le da magnitud a tu aventura personal y ayuda a recobrar fuerzas cuando te sientas estancado o bajo de ánimos.

Cómo

Otra forma de motivación es el enfoque en el proceso. Quizás tu porqué no sea tan potente, pero te guste el hecho del proceso de aprendizaje. Buscar la palabra en el diccionario y apuntarla en tu libreta, repetir una frase en voz alta o traducir in-situ tu diálogo favorito de “Big Bang Theory”.

Un sábado por la mañana, tras una noche de fiesta en casa de un amigo, alguien llama a la puerta, es Ivette.

La casa estaba llena de vasos, cigarrillos y sucio el suelo. Al abrirle la puerta, me imagino la montaña de actividades que va a tener que hacer la señorita en la casa para restaurarla a su versión por defecto. Una tras y otra, y sin perder el buen ánimo, Ivette, limpia con esmero la mesa, el suelo, los platos y los sitúa perfectamente secos en su correcto emplazamiento.

Además plancha la ropa sin una sola arruga y es capaz de emparejar los calcetines con soltura para que todo quedara absolutamente organizado.

Cuando mi amigo le felicita por su gran trabajo, ella de buena gana le dice “Por supuesto”, es mi trabajo.

En ese momento comprendí que Ivette, no limpiaba la casa por complacer a mi amigo, sino que lo hacía por ella. Ivette disfrutaba profundamente del proceso. Hacía cada cosa de la mejor manera posible.

Con los idiomas es lo mismo. Disfrutar de proceso de aprendizaje de un idioma, te motiva a hacer una sesión más, a levantarte con ganas para ponerte con tu libro, o a hablar con tu invitado Australiano de Couchsurfing en inglés.

Quién

A menudo hemos escuchado la motivación materna: “lo hago por mis hijos”. Probablemente tus padres se hayan esforzado por darte la mejor formación y consejos. La motivación de todos los padres es ver a sus hijos más altos, más fuertes y mejores en general que fueron ellos. Te quieren ver prosperar.

Por tanto, estoy seguro que si tienes una novia irlandesa que te vuelve loco, vas a aprender el idioma por ella. Si tu jefe te dice que te dobla el salario si aprendes el idioma, lo haces por él. Si tienes un hijo al que quieres que crezca en un ambiente bilingüe, vas a tener que aprender inglés para practicarlo con el.

Entonces, busca esa persona que te lleva al máximo y por la que quieres aprender una lengua extranjera. En realidad, todo lo que hacemos es por nosotros mismos. Asi que si indagas lo suficiente, notarás que lo haces por tí. No por tu “yo” de ahora, sino por tu “yo futuro”, por todas las oportunidades que traerá, por las personas que conocerás, y por los viajes que disfrutarás si cuentas con el dominio de un idioma.

Hazle un favor a tu futuro yo anglo-germano-franco-etc parlante, y empieza ahora. Encuentra tu motivación, y haz un poquito cada día. Ya verás que en poco tiempo tu progreso será evidente, y tu mundo se habrá ampliado por mil.

-----------------------------------------------------------------------------------
Y dime, ¿Cuál es para tí ese motivo número 1 a la hora de aprender un idioma?

¡Un fuerte abrazo!

Alejandro

Leave a Reply 0 comments